lunes, septiembre 17, 2007

Microbiografía/Tomás Federico Rodríguez

Tomás Federico Rodríguez fue el autor de la marcha “Piedra Bonita”, pieza sagrada que, tantas veces, guió a las procesiones religiosas de Ortiz de finales del siglo XIX. De igual forma son obras de él “Una lágrima” (vals) y la composición titulada “El Aprendiz”, publicada en la revista Museo de Caracas, entre otras piezas musicales.


POR JOSE OBSWALDO PÉREZ

Intelectual, comerciante y músico. Nació a mediado de 1834, hijo de Benigna Rodríguez. Se casó en 1878 con la villacurana Teodolinda Paúl Aranguren[1], hija de Don Joaquín Paúl y Salomé Aranguren. Representaba los intereses de la familia Ovalles de Villa de Cura en Ortiz y los Tiznados. Era reconocido por la prensa local como “afamado músico aragüeño[2]. También era renombrado como compositor de valses, polkas y pasos dobles. Tomás Federico Rodríguez fue el autor de la marcha “Piedra Bonita[3], pieza sagrada que, tantas veces, guió a las procesiones religiosas de Ortiz de finales del siglo XIX. De igual forma son obras de él “Una lágrima” (vals) y la composición titulada “El Aprendiz”, publicada en la revista Museo de Caracas, entre otras piezas musicales.

Ricardo Núñez Gómez - periodista y docente, quien vivió largo tiempo en Ortiz-, lo calificaba como “uno de los hombres más interesantes” de la sociedad orticeña, “por sus talentos y por su probado espíritu de progreso que le ha conquistado innumerables simpatías[4]. En el caso del Vals Una Lagrima, el periodista señala que esta composición era de sobremanera expresiva y que su autor poseía “en alto grado el dulce sentimiento de lo bello[5], y así se explicaba que Tomás Federico Rodríguez había desarrollado el” tan delicado germen del buen gusto arraigado del alma[6].

Más adelante, apunta Núñez Gómez que “sus misas, sonatas, composiciones para la semana mayor y demás obras de claro talento, tienen cierto sello de notabilidad que en grandecen el divino arte...”.[7] Según la crónica periodística de la época, la casa del general Federico Rodríguez era escenario de grandes saraos, fiestas que terminaban al amanecer y donde se daban citas las “mejores parejas” de baile.

También, Federico Rodríguez era recordado por presidir la Comisión Redactora del programa o decreto de las fiestas carnavalescas de Ortiz, festividad que se realizaba por tres días en toda población. Es bueno extraer algunos artículos de esa resolución que firma el presidente de la Directiva, el señor José Antonio del Villar y el prefecto del distrito, el general Pedro Pablo Rodríguez.

Dice el decreto:

“Art.7: Todo aquel ciudadano sea cual fuere su condición y categoría que inolvidablemente se presentase en cualquiera de los tres días sin el disfraz que de rigor impone este programa, será sometido a la multa de dos bolívares que consignará sin replica en manos del tesorero nombrado competentemente.

“Único: Cualquiera que sea el tesoro que se recaude por este respecto, será aplicado a la fabrica de la iglesia de esta ciudad.

“Art.8: Los comerciantes tienen que cerrar sus negocios durante las horas programadas para la festividades carnavalesca; sino de lo contrario tienen que pagar una multa de cuatro bolívares cada vez que deje de cumplir esta suplica.”

Tomas Federico Rodríguez fue maestro venerable de la Logia Sol de los Llanos, Numero 32, nombrado el 27 de diciembre de 1885.

NOTAS

[1] Nació en Villa de Cura en 1838.
[2] La Unión Liberal, Villa de Cura, 24.10.1894
[3] Según nos lo confesó Don Nicanor Rodríguez.
[4] El Progreso, Calabozo, enero de 1886
[5] Ídem
[6] Ídem
[7] Ídem

FUENTES DOCUMENTADAS
BOTELLO, OLDMAN (1995): Apuntes para la historia de Ortiz. Ortiz: publicaciones de la Alcaldía de Ortiz
RODRIGUEZ ADOLFO (1989, 01 septiembre). “Don Nicanor Rodríguez: oráculo de la resurrección de Ortiz”. San Juan de los Morros: Diario El Nacionalista, pp. 12-13

0 comentarios:

Publicar un comentario