sábado, mayo 17, 2008

Y FUE LA LUZ

La luz eléctrica era un adelanto tan innovador, revolucionario y fuera de serie que los residentes de San Juan, más dados a las faenas del campo que a las complicadas tecnología de las grandes urbes, desconocían la naturaleza y los peligros que entrañaban el uso y consumo de la electricidad cuando no se tomaban las debidas precauciones.
........................................................................................................................................................................... Por Daniel R Scott
Unos años antes o unos años después de aquella tarde otoñal en la que mi abuelo compuso en papel de estraza el poema del que hable en el capítulo anterior, ocurrió un portentoso evento de tal trascendencia que sin duda debió dejar boquiabiertos a los pobladores de nuestra querida San Juan: la inesperada aparición de la energía eléctrica y del bombillo.
El siempre apreciado y respetado Alí Almeida escribiría un 6 de Junio de 1982: "Debió constituir un acontecimiento de excepción el que presenciaron los escasos habitantes del pequeño pueblo de San Juan de los Morros, la noche del 5 de noviembre de 1919, por primera vez vieron la luz eléctrica a lo largo de la Calle Real (Bolívar), la entonces chucuta Calle de 'El Ganado' (Monseñor Sendrea) y la del 'Cotoperiz' (Sucre)"La luz y la energía provenían de una planta eléctrica ubicada, según lo que reporta Alí Almeida, en el sector de "Las Adjuntas".
Lo cierto es que la gente humilde de nuestro pueblo estaba sinceramente sorprendida ante este prodigio de la modernidad. "¡Nunca antes se había visto semejante cosa por estos lugares!" se oiría decir en las esquinas, en la pulpería de más allá o en el arreo del ganado. Cualquier otro tipo de alumbrado (candiles, mechuzos o como se les llame, que cará) pronto sería cosa del pasado, algo obsoleto e innecesario. Por fin el progreso llegaba a este pueblo, gracias a Dios compadre, ¿Y usted que opina pues? Lo mismo que usted compadre, ansina es, pero mas sorprendente es el telégrafo con esos alambres mágicos que llevan y traen lo que uno piensa, ¿no lo cree así compadre? Así es compadre pero esas esferas de cristal en lo alto de esos palos atrapan la luz del día y luego se los sueltan a la noche como si se trataran de cocuyos.
Se dice que tanto las instalaciones como el alumbrado eran en sus inicios bastante pobres y rudimentarios. En un boletín del Archivo Histórico de Miraflores existe un telegrama que envió mi abuelo al Benemérito el día 6 de noviembre de 1919, a las once y quince de la mañana. Dice así: "Señor General J. V. Gómez. Me es altamente plausible, comunicar Ud. que ayer fue probada con éxito la planta eléctrica de ésta población y como estos actos ponen de manifiesto el interés que Ud., toma en el engrandecimiento de nuestra Patria, me complazco felicitarlo muy sinceramente. Lo saluda respetuosamente su leal amigo D. R. Scott".
La luz eléctrica era un adelanto tan innovador, revolucionario y fuera de serie que los residentes de San Juan, más dados a las faenas del campo que a las complicadas tecnología de las grandes urbes, desconocían la naturaleza y los peligros que entrañaban el uso y consumo de la electricidad cuando no se tomaban las debidas precauciones. Los lugareños ignoraban los inconvenientes que planteaba esta energía cuando se salía de control. Cuenta la Historia, el Mito o la Leyenda que en cierta ocasión se presentó en el sistema algún tipo de desperfecto o explosión de tal magnitud que un cable se desprendió de lo alto de un poste de madera y vino a serpentear sobre la tierra como lo haría el más autóctono y y representativo ofidio de nuestros llanos centrales. Un desventurado ganadero o agricultor sin duda asoció el fenómeno con alguna serpiente ponzoñosa y le asesto con su machete un golpe certero que por desgracia le hizo morir electrocutado.
Igual suerte corrió otro ciudadano que un loable pero imprudente acto de bondad se acercó al lugar del suceso para auxiliar al primer hombre. Ambos murieron. Fueron victimas desprevenidas del terrible portento que la civilización con sus locuras introdujo en un medio rural que aun se oía y se veía como en el siglo XIX.Pero al margen de estas tragedias el advenimiento de la energía eléctrica supuso un cambio en la fisonomía física y psicológica del terruño a partir de aquel 5 de Noviembre de 1919, a un punto tal que heme aquí hoy, casi un siglo después, tecleando sobre esta computadora y gozando de los beneficios del Internet 16 de Mayo de 2008

0 comentarios:

Publicar un comentario