Header Ads

20 de Mayo: Dia Nacional del Cronista

Enrique Bernardo Núñez (1895-1964)


Felipe Hernández G.
UNESR-Cronista de Valle de la Pascua
felipehernandez457@yahoo.com

El día 20 de mayo fue institucionalizado por la Asociación Nacional de Cronistas Oficiales de Venezuela (ANCOV) como el Día Nacional del Cronista, porque en esa fecha nació en Valencia-estado Carabobo, el escritor, periodista, diplomático y cronista por excelencia, Enrique Bernardo Núñez (1895-1964), autor entre otras obras, de La Ciudad de los techos rojos, Cubagua, El hombre de la levita gris; y Primer Cronista Oficial de Caracas, designado el 15 de enero de 1945. Hecho que le convierte en el primer cronista nombrado oficialmente por una municipalidad en nuestro país.


Aún cuando la Asociación de Cronistas de Venezuela fue fundada en la ciudad de Valencia en el mes de marzo de 1968, no es sino 18 años después (en 1986), cuando se declaró un día específico para honrar la labor y el oficio de quienes con humildad, paciencia y sabiduría investigan el devenir y el acontecer histórico, familiar, toponímico e institucional de los pueblos y ciudades, para perpetuarlos en el tiempo, generando identidad y escribiendo la historia de la localidad donde le toca actuar.



Son los responsables de escribir la pequeña historia, historia menuda o de campanario, que nos aquerencia con todo lo que identifica a los pequeños espacios donde nacimos, vivimos, trabajamos y están nuestros afectos y recuerdos. Recuerdos que subyacen en el inconsciente de la memoria personal y colectiva, muchos de ellos llegados de oídas y trasmitidos de generación en generación, para que el tiempo y el olvido no los borren, para que no desaparezca el legado de lo que hemos sido o dejamos de ser. De dónde venimos, quienes somos y hacia dónde vamos… No se puede querer lo que no se conoce.


El día del cronista fue acordado en la Convención Nacional realizada en la ciudad de Punto Fijo-estado Falcón, a proposición del cronista de las ciudades de La Victoria y El Consejo - estado Aragua, el Dr. German Fleitas Núñez, quien argumentó que debía ser el día del nacimiento de Enrique Bernardo Núñez, insigne primer Cronista de Caracas y prototipo o modelo del cronista venezolano; y así fue aprobado en virtud de la significación histórica de este personaje en el arte de la crónica, el periodismo y de la historia en nuestro país.

Hoy a cuarenta y cinco años de la fundación de la Asociación Nacional de Cronistas y a veintisiete de declararse el Día Nacional del Cronista venezolano, la asociación gremial ha venido ganando espacio en la sociedad venezolana a través de una lucha constante por el reconocimiento y mejoramiento del trabajo del cronista, tanto en lo relativo a la preparación intelectual y capacitación académica que exige el oficio, como en la defensa de los derechos por ocupar un lugar acorde con su función socialmente educativa y formativa de la legislación venezolana, y específicamente en la Ley del Poder Público Municipal, porque es el municipio el ámbito donde se desenvuelve el cronista.

Es por ello que la actual Ley Orgánica del Poder Público Municipal reconoce en su título IV, Capítulo VI, Sección III, el papel del cronista como ente auxiliar de la municipalidad, equiparándose en jerarquía a las funciones del Síndico Procurador Municipal y del Secretario Municipal. Además, en el artículo 125 de la misma ley establece claramente que el cronista “tendrá como misión recopilar, documentar, conservar y defender las tradiciones, costumbres y hábitos sociales de su comunidad”, y el articulo 126 remite a cada ordenanza fijar las atribuciones del cronista que genéricamente se pueden resumir en el registro de los aconteceres cotidianos de los municipios, parroquias y pueblos; defensa del patrimonio histórico, natural y cultural; trabajar por la defensa, conservación y preservación del ambiente y de los recursos naturales y realizar actividades relacionadas con la historia, la investigación y el fortalecimiento de la identidad local, regional y nacional. Ante estos preceptos, resultan necesarias iniciativas por parte del Estado, del gobierno nacional, regional y local para preservar esa memoria que es vital para la identidad colectiva a través de la publicación de los trabajos e investigaciones que perpetúen en el tiempo la pequeña y gran historia de cada comunidad.

Historia
Históricamente, la labor del cronista se remonta al siglo XV en España. “En 1571, el rey Felipe II, en consideración de la gran necesidad de información que su gestión de gobierno requería, crea el cargo de cronista mayor de Indias, entendiendo que sin el trabajo de este funcionario, sería muy difícil gobernar con acierto los inmensos territorios de las llamadas Indias Occidentales; más aún, los reyes de España consideraron tan importante este aspecto de su gestión gubernamental que no solo dispusieron de un cronista mayor, sino que en la medida de necesidades puntuales, designaban funcionarios de menor nivel... según la opinión de los cronistas, la monarquía tomaba las decisiones pertinentes”.

En Venezuela, la actividad de los cronistas es de larga data, comienza con los protagonistas españoles y las memorias producidas por numerosos viajeros europeos.

ANTECEDENTES DE LOS CRONISTAS
La Real Academia de la Lengua española nos dice que el cronista es el “autor de una crónica o el que tiene por oficio escribirla” y define crónica así: “la historia en que se observa el orden de los tiempos”, pues bien, este oficio de la crónica es muy antaño que ocuparía mucho espacio aquí explicar, mencionaremos algunos cronistas y crónicas. La Biblia tiene en el génesis del pueblo de Israel su crónica, Homero fue un cronista, Eusebio de Cesárea hizo los apuntes de los acontecimientos del mundo helénico, otras crónicas y cronistas se encontraban en los monasterios, en las cuevas de las pinturas rupestres, en los primeros escritos en lengua castellana ordenadas por el rey Alfonso X, el sabio. Y en América en los petroglifos de nuestros indígenas, en las escrituras mayas, aztecas e incas que se salvaron de la destrucción de los conquistadores españoles.

Pero, propiamente cronistas fueron los denominados “cronistas de indias” quienes eran nombrados por los reyes españoles para registrar hechos, paisajes y todo lo que tenía que ver con el inventario de las tierras desconocidas de las que habían tomado posesión. Entre estos cronistas de indias están Fray Antonio Medrano, Fray Pedro de Aguado, Gonzalo Fernández de Oviedo, Fray Bartolomé de las Casas, Pedro Martín de Anglería, Francisco López de Gómara, Juan de Castellano, Pedro Simón, José Gumilla, José Luis de Cisnero y otros.

Hablando un poco más cercano en el tiempo, se dice que un soldado-poeta de apellido Ulloa había solicitado ante el Gobernador Diego de Osorio – el 23 de noviembre de 1593 – que iba a “escribir una crónica de la conquista de la provincia de caracas, y propone que se le dé alguna cosa por su trabajo”. De este soldado Ulloa no se supo más y tampoco se registró su trabajo, Ulloa se perdió en las tinieblas de los tiempos. Posteriormente el espíritu de Ulloa se convierte en “el espíritu de una ciudad que comienza a contar sus días” este espíritu se concreta 352 años después cuando el ayuntamiento de Caracas designa como cronista oficial al ilustre valenciano Don Enrique Bernardo Núñez cuya obra es de trascendencia en Venezuela, se le quiere y se le admira como el cronista mayor de Venezuela.

¿Quiénes somos los Cronistas del Estado Guárico? La Asociación Nacional de Cronistas (ANCOV) rige en toda Venezuela y afilia alrededor de 250 cronistas oficiales; en cada estado funciona una asociación regional que tiene la misma estructura organizativa que la nacional. En el caso del estado Guárico, está integrado por quince municipios, de los cuales solo dos carecen de cronistas oficiales, son ellos: El Socorro y Santa María de Ipire. Probablemente sus autoridades municipales desconocen o no han sabido valorar la importancia que este funcionario puede aportar en la constitución y formación del perfil cultural y patrimonial de sus localidades, espacios donde el cronista es pieza clave para la consolidación de la identidad histórico-cultural local, en el contexto regional, nacional y mundial.

San Juan de los Morros ha tenido dos cronistas: Dr. Enrique Olivo (primer cronista) y el actual Dr. Argenis Ranuarez Angarita. Calabozo: ha tenido cinco cronistas oficiales: Don José Rafael Viso Rodríguez, periodista Ana Luisa Llovera, Dr. Alfonzo Espinoza, señor Rafael Acosta y el actual, Dr. José Antonio Silva Agudelo. Ortiz: periodista José Obswaldo Pérez Ascanio y Prof. Fernando Rodríguez Mirabal (actual).Camaguán: Ítalo Jiménez Laya. San Jerónimo de Guayabal: Prof. José Socorro Solórzano Pérez. El Sombrero: don Manuel Aquino Díaz y el actual, Prof. Félix Celis Lugo. Chaguaramas: Rafael Castillo, y el actual, don Pedro Castillo García. Las Mercedes del Llano: Dr. Edgardo Malaspina. Altagracia de Orituco:don Adolfo Machado, y el actual, Dr. Carlos López Garcés. San José de Guaribe: Prof. Soraya González de Armas. Tucupido: Sr. Garibaldi Soto. Zaraza: Sr. Moisés Rodríguez, y Valle de la Pascua: Pbro. Rafael Chacín Soto, Dr. Luis Fernando Melo Jiménez, y desde febrero de 2011, el Dr. Felipe Hernández González.

No hay comentarios.