Header Ads

¿CREACIONISMO O EVOLUCIONISMO?

Tanto el Creacionismo como el Evolucionismo, en sus raíces más remotas y ocultas, serán siempre un misterio inescrutable a las mentes mejores y más entrenadas en cualquiera de los esquemas o especulaciones científicas elaboradas por el hombre. Lo cierto es que algo tuvo que haber existido desde la eternidad: o Dios o la Materia. ............................................................................................................................................. Por Daniel R Scott YO CREO EN AMBOS: en el Dios Creacionista y en el Dios Evolucionista. Según sea el caso o los estados de ánimo, creo en uno o en el otro. Es más, cuando, atrapado por mi mayoría de edad, abandoné la tésis tradicional y literalista del Creacionismo y abracé un estudio más o menos serio del evolucionismo, me llevé una sorpresa: eran tales las inconsistencias, grietas y lagunas de la Teoría de la Evolución que llegué a la siguiente conclusión: para poder aceptarla y creerla había que asumir necesariamente que ella solo era posible si Dios estaba detrás, modelando la arcilla cósmica con dedos divinos. No podía ser de otro modo. Es tan simple como ver a Dios con el martillo y el cincel en la mano, dando martillazos y toques a un bloque informe, lo cual tiene sentido porque en el primer verso del libro del Génesis que nos habla del principio de Todo, la palabra "crear", en el hebreo que fue escrito el texto, significa "labrar", "tallar" o "talar". Pero lo cierto del caso es que las casualidades del evolucionismo son tales que no queda más remedio que llamarlas "causalidades" y aceptar que sin el concepto cósmico, energético y cohesivo de Dios ( o energía, como últimamente algunos quieren llamarle ) la Teoría de la Evolución no sería otra cosa que un absurdo y una suprema imposibilidad. Una teoría (así con minúscula). Tanto el Creacionismo como el Evolucionismo, en sus raíces más remotas y ocultas, serán siempre un misterio inescrutable a las mentes mejores y más entrenadas en cualquiera de los esquemas o especulaciones científicas elaboradas por el hombre. Lo cierto es que algo tuvo que haber existido desde la eternidad: o Dios o la Materia. Decir que Dios existe desde la eternidad es una pretensión propia de todo dogma ciego, pero no es menos absurdo pregonar que la "materia bruta" es lo que existe desde la eternidad. Es más: supe de una hipótesis que sostiene que los átomos, las moléculas o lo que sea, que le dan al universo su contextura y orden corpóreo salen de la nada. Pero... ¿cómo es eso? ¡Por favor! ¿De la nada? Entonces surge la pregunta obligada: ¿Que es la nada? La Nada ( así con mayúscula ) es inexistencia absoluta y total. ¿Cómo la inexistencia absoluta, total y definitiva, puede regalarle al universo el andamiaje de átomos, moléculas y masa? La nada, por ser nada, nada puede dar ni de ella nada sale. Si lo que existe desde la eternidad es la materia ( y allí no pueden llegar los filósofos con sus sistemas de pensamiento, ni los teólogos con sus Biblias, ni el científico con sus naves espaciales ) ¿como hizo ésta para salir de su condición primigenia y caótica para crear entes y estructuras tan organizados y perfectos como los que apreciamos ahora ante el microscopio y el telescopio? ¿Se trató de una evolución ciega que tomó la primera dirección que se le ocurrió para que finalmente tu y yo seamos seres racionales y perfectos que con raciocinio sostienen puntos de vistas impares? Aun los mismos evolucionistas aceptan la imposibilidad del "caldo cósmico" Y un Charles Darwin confeso que sostener que un órgano tan complejo como el globo ocular haya evolucionado de la nada era un absurdo. No me cierro ni soy dogmático: Yo creo en la posibilidad racional de la Evolución solo si Dios está detrás de ella, fraguando cada una de las etapas creativo-evolutivas, porque de lo contrario no tiene sentido. Es más: sospecho que aún Dios no ha terminado su proceso creativo-evolutivo en nosotros y en la Creación. 26 de Octubre de 2008, de una carta a Arturo de Armas

No hay comentarios.