sábado, abril 08, 2017

La Semana Santa en Valle de la Pascua


Felipe Hernández G.
UNESR-Cronista del Municipio Infante – Valle de la Pascua
felipehernandez457@yahoo.com

La Semana Santa es para quienes profesamos la fe católica, un tiempo en el cual se impone reflexionar, conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Un período de intensa actividad litúrgica en las diversas confesiones cristianas. Se inicia el Domingo de Ramos y finaliza con el Domingo de Resurrección. Una tradición que si bien no se ha perdido, hoy por hoy ha dejado de ser lo primordial, dándole paso al disfrute de unas vacaciones comunes.

Como es tiempo para la oración y la reflexión, con todo lo que está aconteciendo en el país, debemos pedir por nuestra Venezuela tan golpeada y abandonada, en ningún caso y pese a todo, no debemos perder la esperanza en el porvenir, de que saldremos adelante, con fe, trabajo y constancia. En ese sentido, los guariqueños debemos dar gracias a Dios y pedirle por un Guárico próspero, seguro, para que en nuestro terruño consigamos las oportunidades para seguir adelante, así como poder tener la mejor Venezuela.

En Valle de la Pascua, como ciudad mariana que es, la Semana Santa siempre ha sido motivo de regocijo popular, expresado en devoción, respeto, religiosidad y alegría espiritual. Son días consagrados a la fe cristiana, en ese orden, algunos testimonios dejados por don Lorenzo Rubín Zamora (Valle de la Pascua, 07/11/1898 – †Caracas, 28/08/1987) en su obra“Tres etapas de Valle de la Pascua” (1978), refieren los actos religiosos que se desarrollaban en la ciudad durante esos días en la primera mitad del siglo XX, en ese sentido señala:

Los pasos, que eran las procesiones de las imágenes de los santos que se llevaban en perfecto orden y veneración. El Domingo de Ramos era destinado a la adoración de Jesús en el Huerto, una imagen que pertenecía a don Obdulio Pedrique, que era arreglada muy hermosamente por su esposa, doña Úrsula de Pedrique y demás familiares, antes de conducirla muy temprano a la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria y sacarla en procesión por la tarde, regresándola a su casa ya entrada la noche, después de cumplida la ceremonia ritual.

El Lunes Santo correspondía a la procesión de Jesús en la Columna, una impresionante imagen propiedad de don Jesús María Istúriz, que luego de arreglada también era llevada a la Iglesia, para cumplir la misma ceremonia que la imagen anterior... El Martes Santo, se hacía la precesión de la Humildad y Paciencia, santo que pertenecía a doña Juana Contreras de Simoza, quien vivía en la calle Cujialito... “la imagen conmovía por su triste aspecto, cubierto de sangre por las tantas heridas y golpes que representaba, y la tristeza infinita que demostraba...”. El Miércoles Santo le correspondía al Sagrado Nazareno, propiedad de doña María Bastidas y sus familiares, la hermosa imagen se exhibía por las calles de la ciudad, mostrando sus padecer y dejando un ambiente de misticismo. Ese día, muchas personas vestían hábitos morados e iban descalzas y con aspecto compungido. El Jueves Santo, después del Te Deum al que asistían las familias principales de la ciudad, el sacerdote colocaba las llaves de sagrario al jefe civil o al presidente del Concejo Municipal, tal como se estilaba. Luego era sacada la procesión del Santo Cristo, una hermosa escultura española que pertenecía a la Iglesia y que reposaba a la izquierda del altar mayor. Los arreglos estaban a cargo de la familia Escobar... El Viernes Santo era el último paso, que correspondía al Santo Sepulcro, propiedad de doña Reyes de Pedrique, era conducido a la Iglesia para en la noche salir en procesión hacia El Calvario, los fieles llevaban una vela encendida en un farolito de papel. El Calvario era una hermosa edificación construida por el padre Juan Santiago Guasco... dicha edificación se encontraba al norte de la Iglesia, en el sitio de Marbalito...

En las referidas procesiones también era llevada la imagen de La Dolorosa, descrita como una imagen tipo farol con la cara y las manos artísticamente construidas por un escultor en tiempos de la colonia. La imagen pertenecía a los herederos de doña Eugenia Arévalo de Zamora, quienes la conservaban en su residencia y se ocupaban de arreglarla con costosos y vistosos trajes traídos de España. Tal era el fervor religioso de los vallepascuenses, que a las tres de la mañana del Domingo de Resurrección, ya la Iglesia estaba llena de fieles que iban a presenciar los oficios religiosos que clausuraban los días de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

Para la Semana Santa de 2017, la Diócesis de Valle de la Pascua, conjuntamente con la Parroquia Catedral Nuestra Señora de la Candelaria y las demás iglesias y capillas de la ciudad, han preparado una extensa programación que se inicia el jueves 06 de abril, con la Celebración Penitencial en la Catedral, para continuar el sábado 08: Viacrucis Arciprestal Juvenil desde la Catedral hasta la iglesia La Milagrosa. Domingo 09: Misa y bendición de ramos... Lunes 10: Confesiones, Misa y Precesión con Jesús atado a la columna... Martes 11: Misa Crismal, presidida por el obispo, Mons. Ramón José Aponte Fernández en concelebración con el Presbiterio Diocesano... confesiones y procesión con Jesús de la Humildad y Paciencia... Miércoles 12: Misa y procesión en honor a Jesús de Nazareno... Jueves 13: Celebración de la Última Cena del Señor, confesiones, lavatorio de pies, procesión al monumento y adoración al Santísimo Sacramento... Viernes 14: Día de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor –día de ayuno y abstinencia---, confesiones y procesión con la imagen del santo Sepulcro... Sábado 15: Confesiones, traslado de la imagen de la Virgen Dolorosa, regreso de la imagen del Santo Sepulcro a la Catedral, bendición del agua y celebración de la Vigilia Pascual... Domingo 16 de abril de 2017: Misa de Resurrección... Propicia la ocasión para reflexionar y compartir en familia.