Soplones y declarantes contra Zamora

Advertisement


Por Oldman Botello

El general Ezequiel Zamora luego de detenido en la Sierra del Sur de Villa de Cura, en Guambra, comenzando el camino hacia Tacasuruma o Belén, fue sometido en Villa de Cura a juicio criminal entre abril de 1847 y en julio del mismo año cuando fue sentenciado en primera instancia a la pena de muerte. Quien ordenó seguir el juicio fue el Dr. José Santiago Rodríguez, abogado caraqueño, político conservador, exministro y amigo del general Páez; tenía el cargo de Auditor General de Guerra y comisionó para incoar el juicio contra Zamora, preso en la cárcel de Villa de Cura, al Dr. N. González Méndez, Juez de 1° Instancia del Circuito y como secretario al subteniente José Pardo Gil y luego asumió este puesto Alfonso Brizuela. Los médicos que reconocieron los cadáveres en la batalla de Los Bagres fueron los doctores Juan Manuel Manzo y José Rafael Briceño; el fiscal lo fue el licenciado Juan Martínez, hombre despreciable y traidor quien después de ser amigo entrañable y con quien viajó Zamora a los Tiznados y otros lugares para predicar el liberalismo, se volvió conservador y acusó de todo lo malo a Zamora en tribunales. El Jefe Político de Villa de Cura o jefe civil era el comerciante y terrateniente Aureliano Otañez; luego pasó a ser juez de la causa el Dr. Manuel Alfonso, de la godarria de La Victoria y quien más adelante, fiel a su credo godo, falló contra los indios de Turmero en un litigio por sus legítimas tierras. Estos fueron los funcionarios a la orden del Gobierno para juzgar al general Ezequiel Zamora.

Los soplones y declarantes en contra fueron casi todos villacuranos, de las clases pudientes, comerciantes usureros y hacendados. Todos conocían a Zamora, pero cuando cayó preso se ensañaron con él; vieron sus intereses en peligro y accionaron con todo su poder de común acuerdo con el régimen conservador de Caracas liderizado por el general José Tadeo Monagas (después se convirtió en liberal por conveniencia).

Del sumario instruido contra el líder Zamora extraemos quiénes fueron esos declarantes; no los inventa quien esto escribe sino que están en el expediente de 1847 publicado por Manuel Landaeta Rosales, Antonio Leocadio Guzmán y Laureano Villanueva en tres obras diferentes. El primer declarante fue Wenceslao González, con grado de sargento, de 61 años, agricultor, habitante de Los Bagres quien echó el cuento ante el juez, secretario y fiscal, de lo que vio en su lugar de residencia. Luego vino José Jaén, quien había guardado rápidamente su ropa y enterrado su dinero al saber que venía la invasión de Ezequiel, a quien mucho conocía y manifestó en su declaración ser “amante como el que más del orden, las instituciones y las leyes”.

Un grupo de esas figuras villacuranas enemistadas con Zamora por querer entregar la tierra al campesinado, denunciaron al caudillo porque contrario a la Constitución, había solicitado el voto para sí en las elecciones de 1846. Esos firmantes fueron: Joaquín Jaén, pariente del anterior; Juan Martínez, el fiscal traidor; Benito Martí Manzo, abuelo del poeta calaboceño Francisco Lazo Martí; Luis María Ceballos, Jacinto Santaella, José Jaén, Braulio Otañez, Nicolás Ovalles, villacurano muerto en 1861, fue concejal y tío-abuelo del Dr. Víctor Manuel Ovalles Carlomán; José Joaquín González Ascanio, caraqueño radicado en Villa de Cura y bisabuelo de los González Gorrondona; Fortunato Torralva; José Jacinto Fuentes, de notables familias terratenientes esclavistas del valle del Tucutunemo; Delfín Fernández y Jesús Peraza. Fueron delatores de Zamora acusándolo de todo lo que quisieron para engordar el expediente: Francisco Gil Ceballos, Trinidad Celis, barquisimetano radicado en La Villa, casado con Rosalía de Ávila y Bolívar, pariente del Libertador, nacida en Parapara, es decir, en la sierra al sur de San Juan de los Morros, San Antonio de La Platilla; Fausto Celis Ávila, su hijo; José Antonio Istillarte, de Cagua, criado en Villa de Cura; José Ramón Hernández Motamayor, genearca de la familia Hernández Pérez; Joaquín Paúl, hermano de Coto Paúl, quien se radicó en La Villa y vivió en San Francisco de Tiznados y Ortiz, donde murió; Socorro Telles, de Magdaleno, herrero, murió de cólera en 1855; Eustaquio Barreto, arrendatario de la hacienda Tocorón y casado con Belén Quero; Dr. Jaime Bosch, médico y músico (Caracas 18114-Vilal de Cura 1890); Pedro Bofill, de padre español realista, yerno de don Benito Martí Manzo; Cayetano Ayala, emparentado con los Ayala Bofill y ascendiente de los Capriles-Ayala; Braulio y Aureliano Otañez, siempre en el lado de los godos, latifundistas y comerciantes agiotistas.

 Fueron descendientes suyos dos Aureliano Otañez: un canciller de Cipriano Casto y un canciller de Pérez Jiménez. La cabra siempre tira al monte.

 oldmanbotello@hotmail.com