Header Ads

Ortiz: Un pueblo de origen vasco



Introducción



Por José Obswaldo Pérez

Avenida Bolívar de Ortiz. Año  1965. Foto reproducción JOP
La acción de nombrar siempre ha estado presente en la humanidad. Desde tiempos remotos, el hombre tiene la actitud natural de colocarle nombre a las cosas que le rodean. Desde el siglo II, antes de Cristo, Aristoteles y Platón habían reflexionado al respecto. Dice, por ejemplo, Platón que "las palabras poseen significados por su naturaleza, es decir, reflejan por su origen y por su estructura la realidad que la nombra" De allí que esta manifestación innata que, desde épocas remotas, fue desarrollada a través del lenguaje y las relaciones con el medio ambiente y que, al final, se concretó en una nuevo concepto denominado toponimia. ¿Pero qué es la toponimia? La inmensa literatura al respecto señala, en el sentido amplio, que se trata de un inventario de topónimos ( es decir, nombres propios de lugares) de una zona determinada, así como el estudio y el análisis de su origen y su significado. En un sentido más estricto, es una variante de la lingüística que estudia las propiedades formales, funcionales o léxico - semánticas de los topónimos. Consiste, finalmente, en "...descifrar los enigmas que se esconden en las interrogantes de quién, cuando, dónde, cómo y por qué se dieron este o aquel nombre a un pueblo, río, montaña, etc" (Camps Iglesia, sf:79).


Desde la perspectiva epistemológica de la Ciencias Humanas, la historia y la geografía u otra ciencia social,  tiene un papel cognitivo en los estudios toponímicos. La historia de un territorio tiene, a veces, el parecido a un muñeco ruso: muchos muñecos contenidos en uno; es decir, muchos significados en uno. De allí que la toponimia encierra una serie de misterios. Pero, su estudio - desde la concepción de la historia-, debe tener en cuenta algunos aspectos metodológicos fundamentales, a fin de buscar sus últimos orígenes, para no caer en contradicciones o en análisis superficiales e incompletos de etimologías. Este es un aspecto importante que habrán de tomar en cuenta los toponimistas e historiadores.

Por otra parte, el estudio histórico de la toponimia hispánica debe ser abordado tomando en consideración las diferentes observaciones sobre etimologías que podemos encontrar de un topónimo o nombre de lugar, así como incluir un análisis de datos históricos como fecha de fundación, fundadores, hechos importantes ocurridos en el lugar, monumentos y otras concomitancias del acontecer histórico que dieron origen a los topónimos en referencia. En este sentido, la toponimia hispánica de la región requiere de un tratamiento especial y, si se quiere, de un análisis distinto a resto de la toponimia española que a diario se incorpora a la geografía guariqueña, la cual puede ser tratada normal o, rigurosamente, mediante una metodología especifica.
 La huella hispánica del nombre






En la microregión del municipio Ortiz existen nombres hispánicos antiguos que aparecen en la cartografía histórica nacional,  nombre como en caso de Ortiz, un topónimo de difícil transparencia de origen hispánico. Se trata de un antropónimo de origen patronímico, derivado del nombre del padre del progenitor de esta familia. Aparece este apellido en tiempos remotos, y, en opinión de un acreditado autor, es apellido mozárabe originario de la ciudad de Toledo. Según, Bizén d´O Río Martínez (1998), en su Diccionario de Heráldica Aragonesa hubo ramas importantes y antiguas del apellido Ortiz en Castilla la Vieja, León, Castilla la Nueva, Vascongadas, Navarra, Aragón, Andalucía, Murcia, y Extremadura, aunque posteriormente se extendieron al resto de las regiones y pasaron a América Hispánica. En tierras del antiguo Reino de Aragón, tuvieron casa los de este apellido desde antiguo en las poblaciones de Tauste, Pilzán, Quinto de Ebro, Calatayud, La Almunia de Doña Godina, Tarazona y San Martín del Río. También se documenta a portadores de este apellido en varias poblaciones aragonesas, que tienen por origen las ramas primitivas de este linaje.

En relación con el origen etimológico, el Diccionario de Apellidos Españoles (2001) señala que según la interpretación tradicional, éste apellido sería el resultado castellano del nombre personal latino Fortis, derivado de fortis, -e, "fuerte, robusto". (Marrero,, 1975: 30-32). No obstante, algunos autores sostienen que Ortiz viene del nombre Fortunio, nombre que se le daba al recién nacido para augurarle un futuro próspero. Aunque un autor prestigioso como Francisco Piferrer (1992) señala que la etimología del apellido Ortiz no es fácil de explicar debido a la dificultad del origen de este linaje, y muchísimo más cuando añade que de todo lo que se lee sobre el apellido, en su inmensa mayoría, no pasan de ser conjeturas más o menos motivadas.

Las interpretaciones más modernas sobre este patronímico explican que su evolución de deviene de Fortunatus a Fortún y de Ortún o Fortunio, lo cual dio lugar a los apellidos Fortúnez, Fortúniz, Fortiz, Hortiz,  Ortiz y  Orti, durante los siglos VII al X. Piferrer  (1992) explica que el apellido Ortiz procede de los Duques de Normandía por dos hermanos apellidados Orti que vinieron a pelear en España. Es uno de los apellidos más antiguos de Castilla y se extendió en los demás reinos de España, con sus peculiaridades modificaciones según la región, denominándose Ortí, Ortis, Ortiza, entre otras, de acuerdo con la variación de la escritura.

Alberto y Arturo García Carraffa (1952-1963) señalan que el apellido Ortiz y Orti (u Ortis) son el mismo de "Ortiz" y sus variantes obedecen, sin duda alguna, a errores de copia. Así lo comprueban expedientes de pruebas de nobleza para ingreso en Ordenes Militares y otros documentos. Y también los escudos de armas de algunas casas de Ortiz, que varios autores aplican a Orti y Ortis, debido a los errores de copia.

Pero mucho antes que Piferrer, otro historiador, escritor y filólogo, Diego Ortiz de Zúñiga (Sevilla 1633-1680) agregaba que el origen de este apellido provenía en parte de España, principalmente del solar de Carriedo, el cual se extendió por Andalucía y Extremadura, donde se puede encontrar múltiples muestras de sus asentamientos. Por ejemplo en Vizcaya (país vasco) hubo dos casas con este apellido: una muy antigua e infanzona, en el lugar de Santecilla, del Ayuntamiento de Carranza, y otra en la villa de Gordejuela, ambas en el partido de Valsameda.

También existe otra explicación sobre el significado del topónimo Ortiz, esta la ofrece el investigador venezolano Adolfo Salazar Quijada (1994), quien señala que este nombre proviene de la lengua cántabra (vasca) y que significa 'lugar donde abundan árgomas. La árgoma (Ulex beaticus) es una planta espinosa, de flores amarillas, conocida también con el nombre de aulaga y de retama espinosa [1]. Según, el autor plantea que el nombre de este pueblo está relacionado con esta planta, muy común en los llanos y muy apetitosa por el ganado cuando tiene sus hojas tiernas.[2]

Diversas líneas derivadas de las casas españolas difundieron el apellido Ortiz en América. En la historia colonial de esta localidad, este apellido estuvo representado en 1776 por Juan Ortiz y la familia Juan Francisco Ortiz, casado con doña María Josefa Silva y sus hijos José Toribio, María Antonio y Juan Gabino. (Botello, 1994: 26).


Endogénesis del Topónimo Otiz


Históricamente, el topónimo Ortiz surge a partir de la conformación de los espacios geográficos en los llanos de Paya, mediante el partido Ortiz o "sitio Paya" que, posteriormente, comenzó a llamarse "Valle de Ortiz" por sus ocupantes fundadores de hatos durante el siglo XVII, cuyo núcleo inicial se inició en Puepe y Las Patillas (Matute,1971). Sin embargo, el nombre geográfico "Ortiz"  sufre una modificación al agregarse la "santificación" del entorno natural: el de Santa Rosa de Lima, una vez que en 1696 es denominada vicefeligresía, adscrita al pueblo de Parapara (Botello, 1994; Pérez, 2002). Pero, mucho antes, este hagliotopónimo se utilizaba con el  genérico "Paya". Por otra parte, la historiografía colonial recoge el nombre del lugar en diferente grafías o variaciones, como " Santa Rosa de Paya" (1696)[3] "Santa Rosa de Lima de Ortis "(1764), "Santa Rosa de Lima de Hortiz"(1780) o "Santa Rosa de Lima de Ortiz"(1800).

Igualmente, el topónimo Ortiz aparece en distintas referencias cartográficas, durante los años 1778,1818,1884 y 1889.

Desde la época colonial la población de Ortiz es considerada como pueblo de "gente blanca"  o "pueblo de vecino españoles" y, a través de la historia contemporánea, es conocido por la novela Casas Muertas, de Miguel Otero Silva y que, como otras localidades guariqueñas, surgió en el transcurso del tiempo espontáneamente a mediado del siglo XVII, generado a expensa del hato y la actividad agropecuaria, mediante el proceso de penetración y conquista del llano (Rodríguez Mirabal,1987). De este modo, muchos de nuestros pueblos surgieron bajo este fenómeno sociológico y cultural, con el levantamiento de las casas de los vecinos "criadores" y las viviendas de los peones; es decir, casas y corrales, en términos de la época; y, poco a poco, a su alrededor, aparecerían las misiones religiosas que, posteriormente, contribuirían a darle prestigio y solidez a las comunidades agrícolas dispersas en la región. Según el imaginario colectivo de sus habitantes se ha extendido, de generación en generación, una leyenda  ad hoc de representación oral que identifica la fundación del pueblo con la de un Cacique, al que llamaban Ortiz (o Cacique Ortiz), y quien gobernaba una tribu en la región. Esta fábula es recogida por la historiografía venezolana. Ramón Armando Rodríguez (1957) explica que el poblado "fue fundado por un cacique a quien los españoles llamaban Ortiz, de la misma región, por lo que el incipiente pueblo derivó su nombre de aquel indio"

Asimismo, Telasco A. MacPerson (1941: 374) dice que, a finales del siglo XV, "se estableció en el valle que está en esta ciudad, un indio de apellido Ortiz, cuyo nombre conservó la población que progresó. Luego por los esfuerzos de él y de sus descendientes, y de algunos vecinos españoles que allí se radicaron". De este modo, este topónimo podría ser considerado como un historiotopónimo, porque homenajea a un primitivo poblador cuya memoria es nombrada y retomada a través de la toponimia.

Pero, ¿quién era ese cacique fundador llamado Ortiz, que este pueblo había tomado su nombre y que muchas veces nos hemos preguntado? Dice la historia - anotamos en una ocasión - que un colonizador encontró a un tal Pero o Pedro Ortiz, cacique cumanagoto llamado Guararima, que se cambió o le cambiaron su nombre por este de castellano. Era un indio guerrero, hábil negociador con los colonos y un conocedor del territorio cumanagoto; donde tenía su gente. Sin embargo, la altivez de Ortiz o Guararima se manifestaba por su capacidad de presentarse como una naboría (o vasallo) de los españoles para ayudarlos, siempre y cuando hubiese algo que negociar, por ejemplo, un barril de aguardiente. (Silva Montañez,1993)

Desde los días de la conquista de los llanos, el mito y las conjeturas cabalgan aún en la memoria histórica de este pueblo. Quizás el conquistador – en su travesía por tierras de Guárico- como el capitán de las tropas de Antonio Sedeño, Juan de Miranda, sea quien en un septiembre de 1536 halló un pueblo o bohío llamado Ortiz, nombre derivado de un cacique ¿Acaso sería, después, el pueblo de Santa Rosa de Lima de Ortiz? (Pérez, 1995; Silva Montañez,1993)

PIE DE PÁGINA

 [1]  VER SALAZAR QUIJADA, Adolfo (1991, Enero, 12): Ortiz. Caracas: Vespertino El Mundo. También del  mismo autor: Orígenes de los Nombres de los Estados y Municipios de Venezuela (1994). Caracas: Universidad Central de Venezuela/Servicio Autonomo de Geografía y Cartografía Nacional., p.203.
[2]  Según el Diccionario General de la Lengua Española VOX (1997) : también se conoce como Aulaga vaquera, planta muy ramosa, con ramillas de espinas cortas y axilares (Ulex bœticus) 
[3] VER Libro de Bautismos de los Partidos de Ortiz, Las Cañadas y San Juan de Paya por el Capellàn Miguel Antonio Dueñas.(1689). Caracas: Arzobispado de Caracas.. Seccióm Parroquia No. 129

 NOTAS BIBLIOGRAFICAS

ALCALDÍA DE ORTIZ (1994): Titulo de posesión de Tierras del Pueblo de Ortiz. Ortiz: Concejo municipal. Material no publicado. Mimeo.
BOTELLO, OLDMAN  (1995): Apuntes para la historia de Ortiz. Ortiz: publicaciones de la Alcaldía
BOTELLO, OLDMAN (1999): Parapara y vuelaplumas. Orígenes y Evolución Histórica. Trabajo no publicado
CAMPS IGLESIA:, ALINA Y NOROÑA VILA, MARÍA TERESA (S/F). Aproximación al Estudio de la Toponimia Cubana. La Habana.
FAURE SABATER, ROBERTO Y OTROS (2001): Diccionario de Apellidos Españoles: Madrid: Espasa.
GARCÍA CARRAFFA, ALBERTO Y ARTURO (1952-1963). Diccionario heráldico y genealógico de apellidos españoles y americanos. Madrid: Nueva Imprenta Radio.
MAC PERSON, TELASCO A (1941): Diccionario del Estado Miranda. Los Teques.
MARRERO, CARMEN (1975): 40 lecciones de historia de la lengua española. Madrid: Playor.
MENÉNDEZ PIDAL, RAMÓN (1952): Toponimia prerrománica hispánica. Madrid: Gredos.
PEREZ A, JOSÉ OBSWALDO (1995): “Ortiz”. En: Libro de los Cronista. Tomo I. Acarigua: Impresos Portuguesa C. A.
PEREZ A, JOSÉ OBSWALDO (2000): Orígenes Históricos del pueblo de Ortiz. Ortiz: Ediciones de la Cámara de Comercio de Ortiz.
PIFERRER, FRANCISCO (1992) Tratado de Heráldica y Blasón. Madrid: Prensa y Ediciones Iberoamericanas. S.A
MATUTE, EVANDRO (1971): Ortiz. S/l
RIO MARTÍNEZ, BIZÁN D`O (1998): Diccionario de Heráldica Aragonesa. Zaragoza: Pranes.
RODRÍGUEZ DELLÁN, E (1974): Dinámica Geográfica de un Pueblo. Contribución al estudio de la Evolución Urbana de Ortiz. Caracas: Universidad Central de Venezuela. Mimeo.
RODRÍGUEZ MIRABAL, ADELINA (1987) La formación del Latifundio Ganadero en los llanos de Apure: 1750-1800. Caracas: Biblioteca de la Academia de la Historia.
RODRÍGUEZ, ADOLFO (1994): El estado Guárico. Orígenes, Mundo y Gente.  San Juan de los Morros: Ediciones de la Comisión regional Conmemorativa del V Centenario del Encuentro de Dos Mundo.
RODRÍGUEZ, ARMANDO R (1957): Diccionario Biográfico, Geográfico e Histórico de Venezuela. España-Madrid:
SALAZAR QUIJADA, ADOLFO (1994): Orígenes de los Nombres de los estados y municipios de Venezuela. Caracas: Universidad Central de Venezuela.
SILVA MONTAÑÉS, ISMAEL (1983): Hombres y Mujeres del Siglo XVI venezolano. Caracas: Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela. BANH. Tomo II y III
TERRADO, JAVIER (1999): Metodología de la investigación en toponimia. Zaragoza: edición del autor.
VILA, MARCO A (1978): Antecedentes Coloniales de Centros Poblados de Venezuela. Caracas: Ediciones de la Facultad de Humanidades, UCV.
VILA, PABLO (1991): El Obispo Martí. Tomo II Caracas: Universidad Central de Venezuela. Facultad



No hay comentarios.