Header Ads

Sobre Julio César Sánchez Olivo y su presencia en Valle de la Pascua

El intelectual, escritor, periodista, poeta y político apureño Julio César Sánchez Olivo por lo menos que se sepa vivió en Valle de la Pascua en dos momentos de su vida, el primero en 1936 cuando estuvo hospitalizado en el viejo Hospital Guásco de esta ciudad, en ocasión de la mordida de una baba en Apure, razón que le obligó a trasladarse a Valle de la Pascua en busca de alivio y mejoría para su padecimiento.


Julio César Sánchez Olivo
por Felipe Hernández G*


A Argenis Méndez Echenique. Eminente historiador apureño, estudioso de la vida y obra de Don Julio César Sánchez Olivo.

Don Julio César Sánchez Olivo nació en un hato cercano a la población de Guachara, estado Apure, el 21 de octubre del año 1909. Hijo de Don Teodoro Sánchez Ostos y Doña Maria Josefina Olivo. La carencia de facilidades para instruirse en un medio como el de Apure de ese tiempo la suplió la propia madre, pues el padre había muerto en 1913. En ese sentido, ella se empeñó en que escribiera una plana diaria, copiando regularmente del "Consejero de la Juventud" o del "Manual de Urbanidad y Buenas Maneras" de Manuel Antonio Carreño, además que leyera sobre gramática, historia, geografía, aritmética y algunos otros libros escolares. De esa manera logró inculcarle el hábito de la lectura.

Se puede decir, que fue Sánchez Olivo un autodidacta con una basta cultura que le permitió ocupar importantes cargos, escribir y publicar importantes obras especialmente sobre la historia y las costumbres apureñas.

Afirma Méndez Echenique, que en 1937 fue nombrado Secretario de la Corte Suprema del Estado Apure. Ese mismo año publicó su primer artículo de prensa. "Gobernadores y Prefectos" en el semanario Cordura, dirigido por el Dr. Ángel Domingo Beroes, uno de sus principales mentores y quien lo encaminó hacia el periodismo critico, combativo y social. Entre los años 1938 y 1969, Sánchez Olivo realizó un sin número de actividades económicas, políticas, sociales y culturales en pro del estado Apure, entre las cuales destacan: fundador de la Asociación de Pequeños Criadores del Estado Apure; Secretario General de Gobierno en varias ocasiones; Fiscal del Ministerio Publico; autor de la conocida columna "Camino Real", Promotor y fundador del Comité Pro establecimiento de las Vías Fluviales en Apure; Senador de la Republica por el Estado Apure (1959-64); funda en Caracas el Comité Amigos de Apure; programa radial en Radio Continente titulado "Apure en Marcha"; funda en Apure el quincenario "El Apureño"; y el primero de junio de 1969 inicia un Programa Radial Dominical en la emisora "La Voz de Apure" llamado "El Apure de Ayer, de Hoy y de Siempre".manteniéndolo durante 19 años hasta casi su muerte.

En el año 1977, por iniciativa suya, el gobernador del Estado Elías Castro Correa, creó por decreto, "La Bibliotecas de Autores y Temas Apureños", nombrándolo Presidente de la Comisión Editora. Al año siguiente fue designado Cronista Oficial del Estado Apure e inicia la publicación de una serie de trabajos relacionados con la historia y las tradiciones de Apure, alcanzado más de cuarenta los títulos publicados.

Fue nombrado Miembro correspondiente de la Academia Venezolana de la Lengua en Febrero de 1982 y el 17 de octubre de 1986 la Universidad Nacional Experimental "Simón Rodríguez" lo nombró "Profesor Honorario". Tres días más tarde, el 20 de octubre de 1986, la Academia Nacional de la Historia lo nombra Miembro Correspondiente por el Estado Apure.

PRESENCIA DE J. C. SÁNCHEZ OLIVO EN VALLE DE LA PASCUA
El intelectual, escritor, periodista, poeta y político apureño Julio César Sánchez Olivo por lo menos que se sepa vivió en Valle de la Pascua en dos momentos de su vida, el primero en 1936 cuando estuvo hospitalizado en el viejo Hospital Guásco de esta ciudad, en ocasión de la mordida de una baba en Apure, razón que le obligó a trasladarse a Valle de la Pascua en busca de alivio y mejoría para su padecimiento. En esa ocasión dado su precario estado de salud por la amenaza de una posible gangrena, llegó a creer que iba a morir sin volver a su amado Apure, y en un momento de nostalgia y evocación compuso su célebre canción “Cajón de Arauca Apureño”, que a mi modo de ver constituye un himno a esa tierra, a su gente y todo lo que implica el ser llanero y la llaneridad. Además de ser un clásico de la música llanera venezolana.

Indudablemente que la letra de la canción “Cajón de Arauca Apureño” constituye una remembranza nostálgica del poeta, que se corresponde con sus vivencias, tal como lo señala en sus investigaciones el historiador Argenis Méndez Echenique: “Julio Cesar vivió sus primeros veinte años en los hatos "Chaparralito" y "Los Cañitos", en pleno Cajón de Arauca, por lo que en su niñez y juventud aprendió y ejecutó como un consumado llanero toda clase de faenas rudas y peligrosas típicas del medio campestre apureño”.

Una segunda ocasión en que Julio César Sánchez Olivo vivió en Valle de la Pascua, fue en el año 1952, entonces vino aquí como preso político de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, que lo expulsó de Apure, enviándolo a esta ciudad, la cual le puso como cárcel, desde entonces se radico aquí hasta poco después de la caída del dictador, el 23 de enero de 1958. Refiere el ingeniero Manuel Soto Arbeláez en un artículo publicado en el diario Jornada de Valle de la Pascua el 03/11/2007, lo siguiente:

“De muchacho yo tuve la suerte de ver al “Indio” en Valle de la Pascua, en el cine Manapire. Cargaba a otro indio cantante llamado Delfín Curuco, no muy bueno para grabaciones, pero se defendía con su voz hombruna y ademanes de hombre de campo, de monte adentro, con manos callosas y dedos deformes, seguramente por el uso continuado de la soga de enlazar en labores de vaquerías. Tal vez sería en esa época cuando “El Indio” se enamoró allí, como ha contado en diferentes ocasiones, dándoselas de galán, al igual que su papá. En ese entonces vivía en La Pascua, en calidad de preso político con “La Ciudad como Cárcel”, el poeta apureño Julio César Sánchez Olivo, gran amigo del músico y a quien éste compuso un joropo en su honor, incluido en uno de los últimos discos que grabó el cunavichero arpista, cantado por su hijo Alix. Sánchez Olivo era primo del Dr. Alfredo Plessman Sánchez, también apureño y de grata recordación en Valle de la Pascua, donde ejerció por muchos años. Dentro de esta familia también se cuenta a José “Pepito” Garbi Sánchez quien es nombrado varias veces por “El Indio” en sus joropos y por Sánchez Olivo en sus coplas. “Pepito”, según se cuenta en el Apure, fue combatiente contra la tiranía de Juan Vicente Gómez. En algunos corridos llaneros se le recuerda por su arrojo y valentía. Entre los cantores que lo nombran –además del “Indio”- están Juan de los Santos Contreras “El Carrao de Palmarito” y Ángel Custodio Loyola. “Pepito” sólo contaba con 21 años de edad cuando fue encarcelado por oponerse al régimen gomero. Su nombre completo fue José Amadeo Garbi Sánchez, hijo de Amadeo Garbi Galli -autor del Himno del Estado Apure- quien cumplió funciones públicas en ese estado llanero. La señora Alicia Garbi Fuentes, sobrina nieta de “Pepito”, niega completamente la versión de que aquel hubiera estado incurso en las acciones guerrilleras de Pedro Pérez Delgado “Maisanta”, cuando éste trató de tomar por asalto a San Fernando ocasionando una refriega sangrienta. Versión que consigno aquí según un E-Mail que amablemente me enviara la señora Garbi Fuentes en febrero del corriente”.

En Valle de la Pascua, Sánchez Olivo vivió con su esposa doña Guillermina de Sánchez en una vivienda ubicada en la calle Descanso entre las calles Retumbo y Camaleones. En esta ciudad hizo amistades, entre las que se cuenta la maestra Luisa Julieta Hernández Barrios y su sobrina Gladis Hernández Zamora, así como el escritor y poeta Víctor Vera Morales, Teodomiro Loreto y su esposa Zoraida Moreno de Loreto, el Dr. Emilio Carpio Castillo, Eduardo Clavo, Benito Bolívar y la profesora Luisa de Bolívar, los Zamora, los Hitcher Pérez, los Higuera Loreto, los Moreno, los Vargas, los Salomón, los Azuaje, los Matos Marrero, entre otros. Es decir que don Julio César Sánchez Olivo durante su estancia en Valle de la Pascua se relacionó con la gente más granada y selecta de la ciudad de ese entonces. Haciéndose un asiduo visitante del Country Club que funcionaba en esta población; además trabajó en Radiodifusora La Pascua.

La relación de Sánchez Olivo con Gladis Hernández Zamora la estableció por intermedio de su primo hermano, el doctor Alfredo Plessman Sánchez, médico apureño que vivió y ejerció por muchos años en Valle de la Pascua, casado con doña Rosita Ron Martínez de Plessman, guariqueña, natural de Zaraza, con quienes Gladis tenía gran amistad ya que vivían al frente, en la calle Juan González Padrón. La familia Plessman Sánchez vivía en el edificio de la Clínica Plessman (hoy Clínica Guárico) de la cual era accionista-propietario, junto con los médicos Carlos Eduardo Clavo y Antonio Malavé. Gladis Hernández vivía al frente. Fue Gladis la madrina de la hija mayor del médico, Neyda Plessman Ron, también eran compadres del Negro Arzola y doña Elsa Salazar de Arzola que fueron los padrinos de Ibellice Plessman.

En Valle de la Pascua los esposos Plessman – Ron tuvieron cuatro hijos, a saber: Neyda, Alfredo, Ibellice y Marilyn. Merece recordarse a Neyda y Marilyn, vallepascuenses que en la década de los setenta y ochenta del siglo pasado, obtuvieron importante renombre y fama nacional como modelos, locutoras, actrices y miss en el caso de Marilyn. Después que se mudaron para Caracas tuvieron a Ricardo que es su único hijo varón.

Refiere don Elio Velásquez, que en los años cincuenta Sánchez Olivo era asiduo del Bar Royal, donde acudía de manera regular cada noche a “echarse unas cervecitas” y mientras las consumía, en viejos papeles escribía canciones y poemas, sin que las interrupciones y el intercambio con los contertulios le apagasen la musa. El Bar Royal quedaba en la calle Atarraya cruce con Descanso, donde después fue construido el Cine Royal, y hoy está el edificio “La Elegancia”.

Don Julio César Sánchez Olivo, murió el 22 de abril de 1988, y sus restos reposan en el viejo cementerio de San Fernando de Apure. Entre las obras publicadas que escribió se cuentan: Bongos y Canoas; Vaqueros y Vaquerías, La langosta (1916) y La Humareda (1926), Relatos Apureños; La Cultura y el Desarrollo General de Apure, entre otras.
_____________

*Profesor Titular. UNESR

10 comentarios:

  1. bueno lo unico q les puedo yo decir q me custo la biografia esta clara y sencilla

    ResponderEliminar
  2. Don Julio cèsar Sànchez Olivo, fué un ejemplo de persona de una tierra tan hermosa como el Edo Apure, Venezuela. tuve la oportunidad de conocerlo en persona, recuerdo con agrado los días que compartimos en uniòn a su esposa ya que eran muy amigos e mis padres.

    ResponderEliminar
  3. LEER ACERCA DE JULIO CÉSAR SÁNCHEZ OLIVO ES REENCONTRARSE CON UNO DE LOS EXCELSOS VALORES DE LA TIERRA LLANERA.

    ResponderEliminar
  4. Julio Cesar Sanchez Olivo fuè una persona extraordinaria, lo quise mucho, como no conocì a ninguno de mis abuelos, èl ejerciò de abuelo y amigo siempre. Sueño con èl. y lo extraño todavìa. Sù comprensiòn, sù bondad, sù compañìa. Julio era una persona de una gran pureza,fidelidad y veìa siempre lo bueno en los demàs. Puedo ver en què se parece a mì papà, sù primo, Alfredo Plessmann Sanchez, hombres criados con valores firmes, recios y sensibles a la vez.

    ResponderEliminar
  5. Mi padrino Julio César, primo de mi padre, fue un hombre amante de la lírica. Comprometido con su terruño. Una de las fuentes que alimentó el manantial de inspiración espiritual de Julio César, fue el grandioso escenario de la llanura inmensa del Estado Apure, su ¡Amado Apure!. No vivió de espaldas a la vida, por el contrario, se palpa el contacto con la vida. Pudo en este sentido haber dicho, como Goethe a Eckermann: "No doy valor ninguno a poesía cogida en el aire".
    En sus obras se deja entrever su exquisita sensibilidad por la naturaleza que lo rodeaba, por la alegría y dolores de su gente, de sus amigos, de su pueblo y una sensibilidad para oír y acertar a expresar las voces interiores del espíritu.
    Segura estoy, padrino, que dondequiera que te encuentres te llegarán los vibrantes acordes de ese hermoso himno que le compusiste a tu amado terruño que titulaste “Cajón de Arauca Apureño”; el que nunca dejaran de interpretar los copleros recios de nuestro folklore venezolano. Mi eterno cariño. AGF.

    ResponderEliminar
  6. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  7. ¿Don Julio César no tuvo hijos? Mi tia abuela Guillermina era hermana de mi abuela materna, Doña Filomena Fernández Navas. Creo que adoptó un hijo al cual conocí cuando vivían en Macuto? Qué se sabe de él?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes. Puedo confirmar que mi tío Julio César Sánchez Olivo, no tuvo hijos, ni con nuestra recordada y amada "tía Guilla", ni adoptado, ni en ninguna otra mujer. Una enfermedad en su infancia le impidió tener hijos. Un saludo a Marilyn Plessman Sánchez

      Eliminar
    2. Nuestro agradecimiento al autor del artículo y a los comentaristas que le recuerdan, algunos compartieron momentos lindos, otros le conocieron por referencias; a todos, gracias!

      Eliminar
  8. Tuve el agrado y la fortuna de conocer a este maravilloso hombre y ejemplar ser humano. Me regaló autografiado dos (02) La Langosta y La Humareda, que lamentablemente se me quedaron en Merida en mi época de estudiante. Todos los venezolanos deberian leerlos y saber en esencia quien fue nuestro Julio César Sánchez Olivo!

    ResponderEliminar