Header Ads

DE VALLE DE LA PASCUA A ACHAGUAS… PASANDO POR SAN FERNANDO (Con cien leguas de por medio)

por DR. FELIPE HERNÁNDEZ G. UNESR – Núcleo Valle de la Pascua felipehernandez56@yahoo.es felipehernandez56@hotmail.com

Con cien leguas de por medio…” frase del poema “Cajón de Arauca Apureño” que escribió el poeta Julio César Sánchez Olivo en Valle de la Pascua en el año 1956. Canto a la nostalgia y la melancolía, ante la pena que da el adiós por lo que hemos vivido y creemos no volver a ver y vivir, canto a la apureñidad que es como decir la llaneridad toda. Segundo himno de los apureños. Poema que hizo canción el eximio cantante guariqueño Ángel Custodio Loyola, y muchos otros han continuando cantando.

Tomamos prestada esa frase emblemática para subtitular esta crónica, que es una referencia a la conmemoración del Centenario del Natalicio de Don Julio, acontecimiento feliz que se ha estado celebrando durante todo el año 2009, a través de reuniones, conferencias, conversatorios, escritos, actos recordatorios, y cuyo clímax tuvo lugar los días 23, 24 y 25 de octubre del corriente año, en la población de Achaguas, que es igual a decir, la tierra del Nazareno y del río Matiyure.
Como es sabido, don Julio César Sánchez Olivo nació en la Parroquia Guachara, Municipio Achaguas, del Estado Apure, el día 21 de Octubre de 1909, por lo cual, la Comisión desde un primer momento se planteó como objetivo central, darle participación en las actividades a realizar, a gente que estuvo de una u otra forma relacionada con su quehacer intelectual, tanto en su Apure nativo como en el resto del llano venezolano.
Como miembro de la Comisión Nacional designada por la Dirección de Cultura del Ejecutivo de Estado Apure y por el Centro de Estudios del Llano de la Universidad Rómulo Gallegos (CELLUNERG), asistimos a Achaguas, a respaldar al profesor Argenis Méndez Echenique, Cronista Mayor de Apure, quien la presidió, junto con el cronista del municipio, profesor Elisur Lares Bolívar, la cronista adjunta, profesora Luisa Martínez, la alcaldía, el Concejo Municipal, la Casa de la Cultura y las fuerzas vivas de Achaguas y San Fernando, quienes realizaron un importante trabajo de organización para que los actos estuviesen a la altura de tan meritorio y ejemplar ciudadano, orgullo del gentilicio apureño y llanero. Sentimiento recogido en la expresión de Elvin Barreto Guedez, cuando en su disertación nos dijo: “Julio César Sánchez Olivo fue portador de una ética que hoy venimos a reivindicar”.
La Casa de la Cultura “Cantante Carlos Guevara” de Achaguas, sirvió de escenario para realizar tres jornadas de intenso y fructífero trabajo intelectual y folclórico, donde se resaltó lo mejor del ciclo vital del conocido poeta sabanero, expresado en sus diversas facetas: poética, política, intelectual, comunicacional, ciudadana y humana.
La conferencia central la dictó el doctor Adolfo Rodríguez, reconocido académico e historiador guariqueño, quien realizó una magistral disertación de la vida y obra del Poeta llanero, titulada “Julio César Sánchez Olivo, mensajero de resonancia étnica”, donde hizo énfasis en “los vaticinios de Sánchez Olivo acerca de un mundo llamado Apure que no morirá jamás”. Las ponencias presentadas por participantes de los estados Apure, Barinas, Cojedes, Guarico, Miranda y Vargas, constituyeron todo un aporte antológico para el conocimiento de la vida y la obra del poeta. Entre otras, son emblemáticas:
- “Conversación con don Julio, Agosto de 1986” presentada por el Cronista de Maracay, profesor Oldman Botello.
- “La teluridad en la poética de don Julio César Sánchez Olivo” del profesor Felipe Hernández, de la Universidad Simón Rodríguez – Núcleo Valle de la Pascua.
- “El llano desde la pasión y la nostalgia. Un acercamiento impresionista a la obra poética de Julio César Sánchez Olivo”. Del escritor cojedeño Julio Rafael Silva.
- “Julio César Sánchez Olivo y su labor investigativa”. Presentada por el cronista de Achaguas, Elisur Lares.
- “La poesía de Sánchez Olivo desde el enfoque de la versoterapia”, por Ramón Ojeda Cruzate, Cronista de Elorza.
- “La trayectoria política de Sánchez Olivo”. Del profesor Elvin Barreto Guedes de la Universidad Simón Bolívar – Núcleo El Litoral.
- “Vida y obra de Sánchez Olivo”, del Cronista de Guasdualito, Aldo Márquez.
- “Canto llanero al gran poeta apureño”. Presentada por el escritor barinés, Miguel Ángel Nieves, entre otras.
En cada uno de los trabajos leídos, se vigoriza la idea que para el llanero la poesía de Sánchez Olivo es como un acicate, un referente para toda la vida, para la eternidad, para orgullo de sus familiares y parientes: María Elena Sánchez Maldonado y Ana María Gil Sánchez (sobrinas del poeta, hija la primera y nieta la segunda, de su hermano Teodorito Sánchez Olivo), quienes en representación de la familia del homenajeado estuvieron presentes en los actos.
Un reconocimiento especial, merece la actuación de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Municipio Achaguas, que nos deleitó con sus selectas interpretaciones. Del igual manera, son dignas de reconocerse las atenciones dispensadas por el profesor Méndez Echenique, por la alcaldesa, Claritza Jiménez de Garbi, los concejales Orlando Cordero y “Chichita” Landaeta; el director de la Casa de la Cultura, cantante y folclorista Ramón Ojeda, el cronista y la cronista adjunta, Elisur Lares y Luisa Martínez, la profesora Rosa Simona Ojeda de la Sociedad Bolivariana, el profesor Pedro Pablo Olivares y las profesoras Lilian María Méndez y María Soledad Moreno de Cortéz, así como los poetas y folcloristas apureños: Omar Moreno Gil, Rómulo Eudoro González Blanco, José Ramón Mejías (Samanela), Demetrio Hernández, Valentín ¿?, Cristóbal Jiménez y Ramón Oviedo; y de Barinas, los poetas Miguel Ángel Nieves y Reinaldo Arias, entre otros. En esta jornada centenaria sobre el insigne poeta apureño, como en su verso, una vez más nos llevó: Por el rumbo de la vida / del mediodía hacia el ocaso, / llevando el llano por dentro / marchas con tu recio ánimo, / porque a tu alma de poeta / bien la templó el sol de marzo… y por ahí se va la obra de un hombre que asumió compromisos políticos y literarios sin hacer grandes distinciones entre uno y otro, entendiendo su acción como una extensión de su actividad ciudadana, que le permitía acceder y divulgar la vida y las costumbres ancestrales del hombre del llano, con la esperanza de preservarlas y quizás moralizarlas y al mismo tiempo inocular su muy particular visión del mundo, que le legó al futuro, y como una pequeña contribución a la posteridad, en su poética nos deja testimonio de su experiencia y de sus sentimientos.
En Valle de la Pascua, a los ocho días del mes de diciembre del año 2009.

1 comentario:

  1. Gracias por el artículo! Excelente reseña! Ana María Gil Sánchez

    ResponderEliminar