Header Ads

El derrumbe de otro imperio

Para algunos, es deplorable que se cierre un periódico de tanta tradición en Londres, la ciudad donde nacieron muchos de los primeros diarios modernos. Sin embargo, creo que es saludable para el periodismo que desaparezca una basura como News of the World . Muy posiblemente, detrás de él se derrumben otros tabloides del grupo News Corporation , un imperio edificado sobre la mentira, el asalto a la intimidad y la exaltación del crimen y la violencia.

Gracias y adiós: News of the World
Este domingo, por decisión de sus dueños, se publica por última vez el semanario News of the World , el periódico de habla inglesa de mayor circulación en el mundo los fines de semana. El tabloide, fundado en 1843, ganó una triste celebridad por su especial empeño en divulgar noticias sobre la vida privada de los famosos, los crímenes, y los escándalos más truculentos de la política y la vida nacional inglesa. Con esta clase de informaciones sus editores buscaban saciar la curiosidad morbosa de sus más de tres millones de lectores, al tiempo que su dueño, el magnate Rupert Murdoch, se metía al bolsillo miles de millones de dólares.

El cubrimiento de temas escabrosos le valió al tabloide ser conocido en Londres con sobrenombres como "News of the Screws" (en jerga de la calle, "Noticias de los polvos") o "Screws of the World" ("Polvos del mundo"). Al mismo tiempo le garantizó durante algunos años millones de lectores entre la gente más pobre del país.


Por este motivo los políticos ingleses abrían sus páginas con miedo y respeto al mismo tiempo, y los anunciantes de productos de consumo masivo las inundaban de avisos.

Sin embargo, para aceitar esta enorme máquina de hacer dinero, los editores del News promovieron entre sus periodistas las escuchas ilegales de teléfonos de políticos, actores famosos, víctimas de crímenes, y hasta de las familias de los soldados ingleses muertos en combate en las guerras de Irak y Afganistán. También interceptaron los teléfonos de víctimas de los atentados terroristas de 2005 en Londres. Para lograrlo, sobornaban a policías y empleados de las empresas telefónicas. De sus prácticas criminales ni siquiera escapó la Familia Real británica: en 2007, uno de los corresponsales del News fue condenado por un caso de escuchas telefónicas ilegales a miembros de la realeza. El pasado viernes, el mismo periodista fue detenido por segunda vez por entregar sobornos a funcionarios públicos y policías a cambio de información. Junto con él fue detenido el secretario de prensa del primer ministro, un antiguo redactor del News que se vio obligado a confesar algunas de sus fechorías.

El primer escándalo provocado por el semanario fue la intervención del teléfono de una adolescente que fue secuestrada y asesinada en 2002. Las escuchas ilegales y su difusión entorpecieron la investigación del crimen debido a que el teléfono celular de la muchacha y su buzón de mensajes aún permanecían encendidos después de su muerte, lo que a la vez alimentó en su familia la falsa ilusión de que ella seguía con vida.

En 2006 estalló otro escándalo que provocó el encarcelamiento de un periodista del News y un detective por haber intervenido en forma ilegal los buzones de voz de los teléfonos móviles de varios personajes de la vida pública británica, incluidos de nuevo miembros de la Familia Real.

El último escándalo ocurrió en 2010, cuando el actor de cine Hugh Grant se accidentó en una carretera, en cercanías de Kent, y recibió auxilio de un hombre que se ofreció a llevarlo en su auto hasta una clínica. El desconocido era periodista del News y comenzó a tomarle fotografías de inmediato sin su consentimiento. Grant discutió con él. Mientras conducía, el periodista le confesó que el News había interceptado su teléfono.

Días más tarde, Grant regresó a Kent y se encontró con él. En la conversación, el tipo admitió que el News y otros diarios ingleses interferían los teléfonos de famosos con ayuda de la policía. Además, dijo que esa práctica era de conocimiento general del gremio y de casi todos los primeros ministros, desde Margaret Thatcher. Según sus palabras, ellos toleraban esa conducta porque necesitaban del apoyo de los tabloides sensacionalistas para ganar votos entre la gente. El actor grabó en secreto la conversación usando un bolígrafo con un micrófono y luego entabló una demanda legal contra el News. También emprendió una cruzada en defensa del derecho a la intimidad.

Para algunos, es deplorable que se cierre un periódico de tanta tradición en Londres, la ciudad donde nacieron muchos de los primeros diarios modernos. Sin embargo, creo que es saludable para el periodismo que desaparezca una basura como News of the World . Muy posiblemente, detrás de él se derrumben otros tabloides del grupo News Corporation , un imperio edificado sobre la mentira, el asalto a la intimidad y la exaltación del crimen y la violencia. Pienso que nadie lamentará de verdad este acontecimiento, excepto los bolsillos repletos de dólares del multimillonario Rupert Murdoch.


Fuente: El Colombiano

No hay comentarios.